Evitar las agujetas

Aliviar las agujetas con agua y azúcar es una de esas leyendas urbanas, que todos hemos oído e incluso hemos tomado con la ilusión de quitarnos ese dolor raro que no nos permite movernos. No tiene ningún sentido porque las agujetas son pequeñas microrroturas musculares y el azúcar poco puede hacer para repararlas.

Las agujetas se originan sobre todo con esfuerzos musculares excéntricos, esto es cuando trabajas para frenar un movimiento, como por ejemplo cuando bajas corriendo de una montaña, unas gradas, etc.

Pruéba con una sesión de multisaltos “de rana” agachándote e incorporándote cada vez. Basta con 3 series de 20 multisaltos profundos, apenas unos minutos, para tener agujetas al día siguiente si no tienes costumbre. La repetición regular de este tipo de esfuerzos es lo único que las evita.

Si sabes que el esfuerzo realizado ha sido excesivo y te va a producir agujetas espera 15 minutos para que se te pase el calor, estirando muy suave y date luego una ducha poniendo el agua fría por la zona por la que te has excedido (piernas, brazos…)  Una aspirina también te ayudará a contener la inflamación.

Anuncios

17 noviembre 2009. Etiquetas: , , . Belleza. 2 comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: